A base de carne de cerdo ibérico, revelan toda una auténtica destreza: explosiones aromáticas garantizadas. Al igual que el jamón y la paleta, aconsejamos acompañarlos con pan y vino y sobretodo saborear estos embutidos a temperatura ambiente ideal entre 20 y 24ºC.